lunes, 28 de marzo de 2011

Venecia

Ya dije que me iba de viaje a Venecia, y que a la vuelta colgaría alguna foto.

He estado un poco liada y no he podido escribir antes, pero ahora que tengo tiempo, pienso explayarme. Si no sois capaces de leer la entrada entera, lo entenderé :P

Bueno ahí va:

El primer día monté en el avión Sevilla-Barcelona para coger allí el vuelo Barcelona-Venecia.

La salida de madrugada me supuso no dormir esa noche (literalmente), así que me puse en camino con más sueño que otra cosa. Vi amanecer pegada a la ventanilla del avión, así que, en cierto modo, mereció la pena tener que coger el avión tan temprano :P


Cuando llegué al aeropuerto de Barcelona (con bastante antelación), estuve esperando a la persona que, teóricamente, tenía que recibirnos en el aeropuerto para indicarnos el siguiente paso, pero no fue hasta una hora después que apareció, es decir, tarde. Bien empezábamos…

Por fin facturamos el equipaje y embarcamos (menos mal que el avión iba con retraso, porque si no, no lo hubiéramos pillado) y esta que está aquí se quedó roque y se despertó justo en el momento de aterrizar.

Una vez allí nos recibió la guía, con una sonrisa de oreja a oreja que nos hizo olvidar la impuntualidad de la persona que nos debía esperar en Barcelona… Lo que son las cosas.

Llegamos al Hotel, en una de las islas de los alrededores de Venecia, y tuvimos la reunión en la que explicaron las excursiones que se podían contratar. Y es que estos son muy cucos. Además de que todo te lo ponen muy bonito y te lo saben vender bien, te llevan a un hotelito apartado de la zona turística y te dicen: las excursiones son voluntarias. Sí, son voluntarias, pero estás tan apartado de todo que, o coges las excursiones, o te lías a buscar autobuses que te lleven a uno u otro sitio y rezas por encontrar la parada, el autobús y a ti, que a la que saltas, te pierdes y no ves nada.

Total, que entre eso y que ya llevaba la idea de contratar las excursiones, di un paso al frente y dejé que le dieran la primera puñalá a la tarjeta y al bolsillo. Porque Venecia, como toda zona turística, es cara (aunque pensé que sería aún más cara, fíjate tú por donde).

Esa misma noche fuimos a Venecia, que ya había ganas, y nada más llegar, nos empezó a llover. Me gustó mucho ver Venecia, verla de noche para poder compararla a la luz del día siguiente, el ambiente (aunque frío y muy húmedo), la escasez de turístas en esos momentos, el callejear por puentes y estrechas callejuelas para ir a parar a plazas y canales… Pero entre la lluvia y el frío, me resfrié el primer día.

Llegué al hotel con los tenis empapados, los calcetines chorreando y los pantalones mojados hasta más arriba de la rodilla… “aqua alta” no pillamos… Pero lluvia y niebla nos tocó toda.



Así que al día siguiente, aprendí de mis errores y me calcé las botas de agua, que no me quité más que para dormir y una vez en el aeropuerto de Barcelona.


El segundo día lo echamos entero en Venecia, y me enamoré aún más de sus calles. Y de las máscaras de sus escaparates!




















Empezamos en “El Getto”, un barrio al otro lado de la isla, para ver la Venecia menos turística.


Y lo atravesamos hasta llegar a la Plaza San Marcos, donde tuvimos dos horas para ir a nuestro aire.



Yo pasé de zonas turísticas, de iglesias y de museos, y jugué a perderme entre puentes y callejuelas que aún vestían de carnaval gracias a los papelillos que se resistían a desaparecer.


Me encantó.

Vista del Puente Rialto desde uno de los miles de callejones de Venecia


Cada vez que pasaba por una pastelería se me hacía la boca agua.



Y después de la pizza que me comí, no pude resistirme al “postre”.



Después volví a meterme en la piel del típico turista y fuí al embarcadero, donde habíamos quedado porque teníamos contratado un paseo en góndola y luego, al hotel a descansar, a eso de las 7 de la tarde (cosa que me pareció un crimen, pero no había otra)



Al día siguiente, además del monasterio de San Lazzaro Armeni (espero haberlo escrito bien) y la típica visita a la isla de Murano para ver el cristal.



Fuimos a la isla de Burano (sí, Burano, con B, está bien escrito).
Es una isla muy colorida. Y cuando digo muy colorida, es por algo. Cada casa está pintada de un color.



Así que cuando te asomas a los callejones, te encuentras imágenes como esta:



En la media hora larga que tuvimos “libre” me dediqué a asomarme a los callejones y ver qué había al otro lado. Y a pesar de la lluvia me pareció que no podía haber más color en una calle.

Volvimos al hotel, esta vez a las 6 de la tarde (de nuevo perdiendo tiempo…) y nos tocó preparar la maleta para volver a casa al día siguiente.

El último día hicimos una visita relámpago a Pádova de camino al aeropuerto, donde coincidió que estaban celebrando el 150 aniversario de la independencia, y parecía que toda Italia estuviera allí metida de la cantidad de gente que había. Vimos la iglesia de San Antonio de Padua y poco más, así que no tengo apenas fotos porque ya digo que fue visto y no visto, pero ésta se merece un hueco. Me gustó ver a este hombre allí, solo con su música, sin importarle que todo el mundo estuviera en la plaza celebrando el aniversario.


Y con estas, nos fuimos de regreso al aeropuerto, con ganas de más y sabiéndome a poco…



El viaje en avión de camino a Barcelona nos ofreció imágenes como esta:


Pero aún así, ni el cielo se podía comparar con Venecia.

6 comentarios:

Mario dijo...

Ciao y saludos de California. Disculpa mi español. No lo hablo bien Pienso que hablo una forma de Spanglish. Estuvo visitando su blog y me encanto mucho. El nombre de tu blog es awesome. Yo pienso que estás más prudente que la mayoría de gente para saber lo que no sabes. Truly, you are a philosopher. Y me gusta su sueño; para ser feliz. Debes pensar de ser una Profesora en un Universidad.

Gracias por sus cuentas de su viaje a Venice. Mi esposa y yo vamos a Italia a visitar en Mayo.

Escribo un blog sobre relaciones y amor contada a través de historias sobre alimentos y recetas. Por favor de visitarlo. Si necesita ayuda con el inglés, tengo un traductor. Y podría ser una buena forma de prácticar su inglés. Y tal vez seguir lo. That would be cool

Desculpa el libro que escribe

Una ignorante dijo...

Hello Mario! Welcome to my blog!
First of all, I would like to say that your Spanish is pretty good, I understand you perfectly. It's me who should beg your pardon because of my English :P

I'm glad you like my blog. Feel free to visit it and comment as many times as you want.

I'll take a look at your blog. I like cooking stuff, and, as you said, it would be a great way to improve my English ^^

Thanks for your comment.
Have a nice day!

------------------------------------

Hola Mario, bienvenido!

Antes que nada: no te preocupes por tu español, se entiende perfectamente ;)

Me alegro de que te guste mi blog, pásate siempre que quieras, estás en tu casa.

Echaré un vistazo a tu blog, a ver qué tal, porque la verdad es que el tema de la cocina me atrae bastante y, como tú dices, podría ser una buena forma de practicar mi inglés ^^

Un saludo y gracias por comentar!

moshi_10 dijo...

Me alegra que estés disfrutando tu viaje por Venecia,las fotos son tuyas?si es así tenés talento fotográfico,tambien.Me alegra que te estén contactando desde California!!te estás elevando de a poco...
Estimada Ignorita,estamos viajando con vós y estamos viendo y conociendo Venecia a través de tus ojos.

Suerte!!!

Una ignorante dijo...

Hola moshi_10!

Me alegro de que te gusten las fotos ^^ Sí, son mías, pero no creo que tenga talento, solo suerte y saber elegir bien, porque esas son solo una selección, tendrías que ver alguna de las que se quedaron sin publicar :P

Un saludo y gracias como siempre por comentar!

The Loser dijo...

Ah, Venezia, la bella Venezia!! E una cità meravigliosa da vero!

Preciosas fotos. Me han hecho recordar cuando estuve allí. Yo estuve un par de días y me quede a dormir en el hostal de la juventud en la isla de la Giudecca. Tuve más suerte que tú, a mi me hizo sol (pero claro, yo fuí a finales de mayo o principios de junio).

Una ignorante dijo...

Pues tiene que ser aún más bonita con sol... Ya me hubiera gustado, ya, pero bueno.

Aún bajo la lluvia me encantó ^^

Un saludo!