domingo, 22 de julio de 2012

A veces necesitamos a alguien


A veces necesitamos a alguien que, al vernos llorar, nos abrace sin pedir explicaciones; sin preguntarnos por qué lloramos. Porque a veces, ni nosotros mismos tenemos muy claro el motivo.

Aquella noche era una de esas veces. Las lágrimas acudieron a sus ojos sin haber sido llamadas, y empezaron a brotar sin cese durante lo que parecieron horas.

Cuando por fin las lágrimas se secaron, se recostó sobre la almohada empapada hasta que el cansancio le venció.

Al día siguiente se levantó con los ojos hinchados y como quien despierta de un mal sueño. Pero no había sido un sueño. Había sido real. Sus mejillas, tirantes por las lágrimas que se habían secado, le recordaban lo pasado la noche anterior.

Lo que habría dado por que alguien hubiera estado allí, a su lado, consolándole, sin pedir explicaciones. Pero era precisamente ese alguien el motivo de su pena.

Se había ido y ya no volvería.

Le había abandonado, sin dar explicaciones. Una nota de adiós en la encimera de la cocina había sido su despedida.

Ya habían pasado varios días y seguía sin dar señales de vida. “Saldré de tu vida por completo” le había dicho en la nota. Y así había sido. Ni una llamada, ni un mensaje… Ni siquiera las personas cercanas a ambos le habían sabido decir nada al respecto.

Se había ido y ya no volvería. Y una parte de sí había muerto con la huida.

3 comentarios:

Sara H. dijo...

Precioso relato, y tristemente, muy real. A veces nos enganchamos tanto a alguien, creemos necesitar tanto a alguien, que cuando sale de nuestra vida se nos desmorona el mundo entero hasta tal punto de no saber como seguir.

Muy cierto el primer párrafo, me ha encantado la forma de expresarlo :)

Una ignorante dijo...

Sara H: Gracias por tu comentario.

山岸 dijo...

Un GRAN cambio, sí.

Refrescante en tiempos tan calurosos.

O... aunque haga tanto bochornoso calor en el exterior te sientas así interiormente?


Pero, ¿no necesitamos a alguien siempre? ^_^