miércoles, 24 de octubre de 2012

La puerta está abierta por si quieres entrar


A aquellos que se interesaron, les volví a abrir las puertas. Pero quien no llame al timbre no tendrá la oportunidad de que descuelgue el telefonillo y conteste.

No poseo la habilidad de leer mentes, y por tanto no sé si se quedaron fuera por gusto o por desconocimiento.

Pero independientemente de un motivo u otro, lo cierto es que el timbre está ahí, justo al lado de la puerta. Y si por algún casual no funcionara, siempre quedará el sonido de los nudillo contra la robustez de la entrada.

Y con todo y con eso, yo nunca echo la llave, por lo que existe la posibilidad de entrar a hurtadillas sin necesidad de anunciarte.

Pero lo que no haré será obligarte, eso nunca.

Las puertas están abiertas tanto para entrar como para salir.

No seré yo quien las cierre a cal y canto.

Y solo diré una cosa más: Quien realmente tiene interés, busca. Y a mi es muy fácil encontrarme.

1 comentario:

Sara H. dijo...

Muy buenas las últimas frases.
Un saludo!