jueves, 17 de mayo de 2012

Vida

Escucho el viento entre los árboles y parecen las olas del mar rompiendo en la orilla... Aunque quizás sean las propias olas las que oigo, pues la playa está a escasos metros.

Es el turno de las estrellas para iluminar el cielo. Un cielo tan despejado que deja ver todas y cada una de ellas, aunque entre las copas de los árboles no se distingan.

Morfeo me llama, pero hago oídos sordos. Me gusta la noche. Es el mejor momento del día. No existen las prisas. Y todo parece detenerse. Solo te das cuenta de que el tiempo pasa cuando ves amanecer. Y el amanecer, aunque nos devuelve a la rutina, es el momento más mágico.

Un amanecer es un nuevo comienzo. Un nacimiento. Otra oportunidad. Una nueva vida.

Vida.

Gran palabra.

Vida.

No hay palabra más bonita.

Ni amor, ni cielo, ni tesoro...

Vida.

3 comentarios:

nora dijo...

Mucho ánimo y un muy fuerte abrazo.
"!Ganbatte!" :)

Una ignorante dijo...

Gracias Nora! (Te lo diría en Japonés, pero no quiero meter la pata)

Un abrazaco!

山岸 dijo...

Se entiende con escribir, Arigatou Nora.